Psicoanalizando a Lucas García

El presente es un breve test psicoanalítico-literario elaborado por reconocidos especialistas en el arte de la inquisición. Con este examen buscamos introducirnos en los confines más apartados de la...

El presente es un breve test psicoanalítico-literario elaborado por reconocidos especialistas en el arte de la inquisición. Con este examen buscamos introducirnos en los confines más apartados de la mente de Lucas García y revelarle que no se encuentra solo, que todo lo que ha hecho hasta el día de hoy tiene una justificación inconsciente que tarde o temprano lo llevará a la inmortalidad enciclopédica o a una celda en un centro de reposo.


T2014 tapa garciae caes de la cama y ves un libro que publicaste recientemente. ¿Cómo se llama el libro y quién lo editó?

El libro es Acabose y fue editado el año pasado por Sudaquia Editores. Puede conseguirse en la web (Amazon y la página de la editorial), en las librerías McNally Jackson y Barco de Papel de NY y en Books & Books, en Coral Gables. Finiquitado el infomercial tengo que preguntar: ¿Quién dejó el libro en el piso, desgraciados?

¿Hace cuánto que ese libro y tú se conocen?

Desde hace poco más de dos años. Es mi tercera novela y la escribí durante el 2012, imbuido en la fiebre catastrofista de las interpretaciones del calendario maya y la explotación comercial del pánico millenial fin de mundo.

¿Cómo sería tu vida si no lo hubieses publicado? Y, por cierto, ¿por qué crees que te caíste de la cama?

De no haberse publicado de seguro estaría deprimido, porque siempre es un coñazo que no te publiquen, digan lo que digan los puristas de “lo importante es escribir y qué importa si no te lee ni tu madre”. Con respecto a lo de caerse de la cama, ya el libro estaba en el piso, así que empiezo a vislumbrar cierto patrón en esta entrevista.

En tu habitación hay también un señor obeso vestido de Papá Pitufo. Habla en un código distinto, pero asumes que te pregunta por el personaje más fascinante de tu libro. Descríbelo para nosotros.

Primero habría que aclarar que ante la presencia de Papá Pitufo lo único que asumiría en un primer momento es ubicar la salida más próxima o un revólver. Ahora bien, se plantean una serie de interrogantes: ¿Papá Pitufo ha leído mi libro, no le ha gustado, y por eso lo tiró al piso? ¿A Papá Pitufo le gusta entrar en las habitaciones de desconocidos y verlos dormir? ¿Es él quien me ha sacado de la cama ya que puestos a ser acusados de entrada ilegal, porque no sumarle una de daños físicos? ¿Dónde están los otros pitufos? ¿Dónde está Pitufina, cuya relación con los otros pitufos siempre me ha provocado una curiosidad morbosa?

Pasemos ahora al interés de Papa Pitufo en los personajes de la novela. Una situación del tipo “alucinación Lynchiana”. Eso sí, de un Lynch de dimensión paralela, en la que es un poco ñoño y belga. ¿Qué le contestaría a Papá Pitufo? Le diría que un personaje muy interesante de la novela es la madre del protagonista, Úrsula, una versión con más sentido del humor y menos neura de Sarah Connor, sin amantes venidos del futuro ni stalkers cibernéticos, bastante low tech y de descendencia italiana. Una madre como todas, a su manera paranoide, interesada en el bienestar de su hijo.

Más allá de la curiosidad literaria, ¿crees que Papá Pitufo ha venido a hacerte daño?

La curiosidad literaria de un tipo obeso disfrazado de Papá Pitufo ya es de por sí dañina, pero tampoco exageremos. Acá entre nos, podríamos replantear la situación con Angelina Jolie disfrazada de Pitufina, y darle un cariz freaky a lo 50 sombras de Grey, para montarnos en ese tren del dinero y tal. ¿Qué dices? ¿No? Entonces continuemos.

Papá Pitufo ha escuchado atentamente la descripción del personaje más fascinante de tu libro y ahora quiere saber si lo incluirías en la novela de tus sueños. ¿Existe esa novela?

No tengo una novela de mis sueños. Tengo estándares literarios que me gustaría alcanzar, y hacia los que apuesto, pero no pienso en una obra ideal como objetivo. Otra cosa que no he hecho es poner a personajes de una novela en otra a hacer cameos, pero, como he dicho, solo tengo tres novelas, no he desarrollado un Universo Marvel ni nada parecido. Aunque no es una mala idea: ¿es Papá Pitufo editor? ¿Agente?

Y si por un capricho del destino sí hubiese una novela de tus sueños, ¿crees que alguien la publicaría?

Bueno, ha sido publicada varias veces y por varios autores. Nunca por mí, pero nadie es perfecto, ¿no? Que te lo diga el gordo pintado de azul en la esquina de la habitación.

¿Crees que Papá Pitufo te considera un buen escritor?

El libro en el piso no pinta bien. Pero como diría “La Sombra”: ¿Quién sabe lo que se esconde en el alma de los hombres? Y más aun en la de aquellos que se disfrazan de Papá Pitufo y se meten en cuartos ajenos a ver dormir a sus ocupantes.

¿Dirías que los buenos escritores tienen fantasías con Papá Pitufo?

No creo que Hemingway tuviese fantasías con Papá Pitufo, aunque eso explicaría la escopeta en la boca.

¿Dirías que tener fantasías genera experiencias eróticas en la realidad concreta?

Man, tú tiras unos cambios en el giro de esta conversación que no hay quién los agarre. Pero ya que estamos en esa, hay un principio de física cuántica que establece que el observador afecta lo observado, lo que podría aplicarse, aunque la experiencia de millones de masturbadores en el mundo pareciera refutarlo. También me gustaría aprovechar la ocasión para lanzar una poulocoellada: “La mejor fantasía es aquella que convertimos en realidad”. ¡Siéntelo en tu Chi, bitch!

¿Dirías que escribir purifica el alma, la mente y la sangre?

El alma sí, la mente no tanto, la sangre definitivamente no.

¿Crees que Papá Pitufo desea en el fondo una experiencia erótica contigo?

Puede ser, soy un tipo sexy. Este físico agraciado ya me ha metido otras veces en problemas. No puedo evitarlo.

 


Lucas García (Venezuela, 1973) es escritor y caricaturista. Ha publicado la novela Rocanrol (2002), ganadora del premio Reservoir Book de la editorial Grijalbo y del primer premio Francisco Herrera Luque de Random House Mondadori, la novela negra La más fiera de las bestias (2011), así como el volumen de cuentos Payback (2009). Ha colaborado con cuentos, artículos y viñetas humorísticas en The Barcelona Review, El Nacional, Diario 2001 y PRODAVINCI, entre otros. En 2005 fue merecedor del primer premio en el Concurso de Cuentos Sacven. Actualmente vive en Vigo, España. Acabose es su tercera novela. Sitio web: reloadbylucasgarcia.wordpress.com

Foto: Daniel Paris

CATEGORÍAS
La indagación

TAL VEZ TE INTERESE