Psicoanalizando a Juan Soto Ivars

 El presente es un breve test psicoanalítico-literario elaborado por reconocidos especialistas en el arte de la inquisición. Con este examen buscamos introducirnos en los confines más apartados de la...

 El presente es un breve test psicoanalítico-literario elaborado por reconocidos especialistas en el arte de la inquisición. Con este examen buscamos introducirnos en los confines más apartados de la mente de Juan Soto Ivars y revelarle que no se encuentra solo, que todo lo que ha hecho hasta el día de hoy tiene una justificación inconsciente que tarde o temprano lo llevará a la inmortalidad enciclopédica o a una celda en un centro de reposo.


D2014 tapa sotoespiertas en un calabozo hediondo y ves un libro que publicaste recientemente. ¿Cómo se llama el libro y quién lo editó?

Se llama Ajedrez para un detective novato, lo publicó Algaida y se llevó el Premio Ateneo de Sevilla 2013. Seguramente es la causa por la que estoy encerrado, porque en España es un crimen hacer literatura satírica. Si no eres serio y solemne puedes acabar en un calabozo, en el mejor de los casos, o en el mismo sitio donde empezaste, en el peor.

¿Hace cuánto que ese libro y tú se conocen?

Este vino a verme hace dos años y al poco tiempo ya no necesitaba nada más de mí. Fue una escritura rápida y divertida, todo lo contrario de la novela que estoy terminando ahora: un trabajo de 5 años que trata sobre lo que podría pasar en España en un futuro cercano.

¿Cómo sería tu vida si no lo hubieses publicado? ¿Y cómo te trata la vida ahora que resides en un calabozo hediondo?

Mi vida sería peor: el premio Ateneo te da la oportunidad de ir a muchos sitios, comer gratis, beber gratis y morir gratis en diversos hoteles de cuatro estrellas. Y respecto al calabozo hediondo, tampoco tengo queja. España ha abandonado a los escritores jóvenes y la única beca de manutención y alojamiento es la “Instituciones Penitenciarias”. Conozco más de un autor que, con tal de comer caliente y dormir bajo techado, estaría dispuesto a matar a una vieja al estilo Raskolnikov.

Dentro del calabozo hay un orinal. De pronto hueles algo extraño y te das cuenta de que alguien está usándolo. Se trata del personaje más fascinante de tu libro. Descríbelo para nosotros.

Es un viejo detective mujeriego que, harto de ser un tópico con patas y revólver, se dedica a formar a un jovencito para las labores detectivescas. Y al jovencito, al novato, los tópicos le resbalan como escupitajos en una ventana.

¿Alguna vez has usado un orinal ajeno?

Dios me ayude a usar siempre orinales ajenos. Querrá decir que no tengo orinal propio, y por tanto que no me hace demasiada falta.

El personaje más fascinante de tu libro termina de hacer sus necesidades y se pone a charlar contigo. Quiere saber por qué no le ofreces unos boquerones en vinagre, después te pregunta acerca de la novela de tus sueños. ¿De qué trata esa novela?

No le daré boquerones, pero es posible que le ofrezca salmón porque la novela de mis sueños transcurre en el norte de Noruega y cuenta la vida de un hombre que hace brotar la civilización en el mundo salvaje con la fuerza de su trabajo.

¿La novela de tus sueños fue escrita por ti?

No, la escribió Knut Hamsun y le dieron el premio Nobel por ella. Se llama La bendición de la tierra.

¿Crees que el personaje más fascinante de tu libro te considera un buen escritor?

El personaje más fascinante de mi libro no considera buen escritor a nadie, es demasiado vanidoso para rebajarse tanto.

¿Crees que los buenos escritores usan calzoncillos con relleno?

Los buenos escritores llevan calzoncillos amplios, nada que ver con esas bragas fosforescentes. Como dice el personaje de Oscar Ladoire en Opera Prima, no me imagino a Hemingway con bragas. El problema de los calzoncillos con relleno es que si te los pones del revés piensan que te has cagado encima.

¿Crees que usar calzoncillos con relleno implica miedo al qué dirán?

Es que el miedo al qué dirán se divide en dos partes secuenciales: está el miedo al qué dirán antes de bajarte los calzoncillos y el miedo al qué dirán después.

¿Crees que orinar purifica el cuerpo y la mente?

Un carnaval me crucé con un tipo que iba haciendo eses, vestido de tigre y que se había meado encima. No sé si se había purificado pero intuyo que había pasado una noche divertidísima.

¿Crees que habría menos guerras si todo el mundo tuviese un orinal propio?

Por supuesto. Necesitamos tener un orinal propio, así podremos marcar cada uno nuestro territorio como buenos perros civilizados.

 


Juan Soto Ivars (España, 1985) es escritor y periodista, y autor de las novelas La conjetura de Perelman (2011), Siberia (2012; premio Tormenta al mejor autor revelación) y Ajedrez para un detective novato (2013; Premio Ateneo Joven de Sevilla). En 2011, coordinó y prologó, junto a Sergi Bellver, el libro colectivo de relatos Mi madre es un pez. Sus relatos han sido incluidos en antologías como Náufragos en San Borondón, Bajo treinta y Última temporada.

CATEGORÍAS
La indagación

TAL VEZ TE INTERESE