Psicoanalizando a Margarita García Robayo

El presente es un breve test psicoanalítico-literario elaborado por reconocidos especialistas en el arte de la inquisición. Con este examen buscamos introducirnos en los confines más apartados de la...

El presente es un breve test psicoanalítico-literario elaborado por reconocidos especialistas en el arte de la inquisición. Con este examen buscamos introducirnos en los confines más apartados de la mente de Margarita García Robayo y revelarle que no se encuentra sola, que todo lo que ha hecho hasta el día de hoy tiene una justificación inconsciente que tarde o temprano la llevará a la inmortalidad enciclopédica o a una celda en un centro de reposo.


S2014 tapa garcia robayoaltas de un helicóptero y ves a tus pies un libro que publicaste recientemente. ¿Cómo se llama el libro y quién lo editó?

Se llama Lo que no aprendí, lo editó Planeta. La tapa me maravilla, la hizo un artista amigo.

¿Hace cuánto que ese libro y tú se conocen?

Hace demasiado tiempo. Y como todas las relaciones largas, está medio podrida.

¿Cuánta proximidad tienes con él después de haberlo escrito? ¿Cómo crees que se llevarán dentro de seis meses?

La relación es la de un exorcizado. Ya está afuera, ya me lo saqué de encima –y él a mí–  para bien y para mal.

Sigues caminando y de pronto ves otro helicóptero y una persona saltando de él. Ante tus ojos aparece el personaje más fascinante de tu libro. Descríbelo.

Es Bruno, que no debe ser el más fascinante, pero le tengo un cariño especial. Aparece en la menguada segunda parte –el libro tiene dos partes, la primera es larga, la segunda cortita, pero esencial–. Bruno es un gay frustrado, resentido, feo, amoroso, complejo, buen amigo. O bien, un alter ego de la narradora, no está muy claro.

El personaje más fascinante de tu libro es también tu peor crítico literario. Dice algo sobre El Quijote y sobre la manera en que te peinas. ¿Qué te dice?

Dice que el Quijote es un pajero y un drogón, y que no tiene ninguna gracia. Y que hasta cuándo voy a llevar este pelo tan largo, que me hace tan pueblerina. Y que el día que me corte el pelo escribiré, por fin, algo legible –o al menos sofisticado.

Después de hablar contigo, el personaje más fascinante de tu libro se da media vuelta y se transforma en una novela, es la novela de tus sueños. ¿De qué trata esa novela?

De un personaje que se da media vuelta y se transforma en una novela soñada por mí. Y así sucesivamente. Es una novela loop, una pesadilla sin fin, pero sin Krueger, que ya se jubiló.

¿La novela de tus sueños fue escrita por ti?
No, por un hijo de Wes Craven.

Luego de escucharte atentamente, la novela de tus sueños se convierte en un jeep todoterreno. Subes al jeep y aceleras sin pensarlo dos veces. Describe lo que ves mientras conduces a toda velocidad.

Veo médanos, mar, al fondo un faro. Y a mi lado un chico guapo que le sube el volumen al último de Daft Punk.

¿Por qué escuchas eso cuando podrías estar escribiendo el libro de tus sueños?

El cedé lo puso el chico guapo. Antes de hacerlo dijo: esto le calza bien al paisaje. Y supongo que estuve de acuerdo. El libro de mis sueños está siendo escrito por otro.

Abandonas el jeep cerca de un desfiladero. Te topas de súbito con el fantasma de un político despreciable. ¿De quién es el fantasma? Descríbelo.

Es el fantasma de una promotora idéntica a Juliette Lewis, que me invita a pasar a la convención fantasma de políticos fantasmas despreciables, donde participan todos los políticos del mundo, vivos y muertos.

¿Si el fantasma de ese político despreciable te ofreciera millones a cambio de tu amistad, aceptarías su gesto de adhesión?

¿Millones de qué? Mi amistad discrimina entre moneda devaluada y moneda no devaluada. Al ser político, calculo que me ofrecerá millones de bonos sólo funcionales en una economía muy deprimida, como la argentina. Entonces me haré la digna y diré: mi amistad no se vende. Y será casi cierto.

Después de un largo rato de dimes y diretes, el fantasma se va y escuchas la voz de tu artista favorito. ¿Quién es esa persona que te habla desde el fondo del desfiladero?

Es un artista que desconozco, lo acabo de descubrir amenizando la convención de políticos despreciables. Está muerto.

¿Te arrojarías al fondo del desfiladero con tal de pasar un rato con tu artista favorito?

Sólo si me crecen alas.

 


Margarita García Robayo (Colombia, 1980) nació en Cartagena y desde el año 2005 vive en Buenos Aires, donde dirige la Fundación Tomás Eloy Martínez. En su ciudad fue columnista de cine, profesora de análisis fílmico y coordinadora de proyectos de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es autora de los libros Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza (2009), Las personas normales son muy raras (2011), Orquídeas (2011), Hasta que pase el huracán (2012) y Lo que no aprendí (2013).

CATEGORÍAS
La indagación

TAL VEZ TE INTERESE